DESDE EL 7 DE FEBRERO HASTA EL 15 DE MARZO PUEDES VOTARME EN EL CONCURSO DE POST 2009 YDB

Vota en el Concurso de Posts 2009 YdB Desde aquí os animo a participar en las votaciones, cliqueando en la anterior imagen. Yo participo personalmente con tres de mis post, pero os aseguro que disfrutareis con decenas de excelentes trabajos. Todos ellos los podréis encontrar en este enlace. Os doy las gracias a todos.
............................... ............................... ............................... ...............................

miércoles

Secuestro Express




Foto: Maniatado - Por Kosedu


No recordaba quién era, ni cómo pudo llegar hasta allí. No conseguía recordar nada. Lo mantenían maniatado a un sillón: esa era la única realidad de la que creía ser consciente en aquella habitación sin luz. Intentaba razonar; tenía que razonar... Buscar algún motivo que pudiera justificar aquel claustrofóbico sinsentido. Pero no conseguía recuperar ninguna información que vertiera algo de luz sobre su inmediato pasado. Estaba confuso; y sus ideas, a modo de caótico flashback, terminaban agolpándose en su memoria como si quisieran salir apresuradamente por la boca de un embudo. ¡Dios, como le dolía la cabeza! Alguna droga, pensó... Sí, han debido forzarme a ingerir alguna droga. Eso debió ser. Por eso se encontraba tan débil, como si su cuerpo fuera completamente ajeno a las órdenes que el cerebro se obstinaba en dictarle. Y además se sentía húmedo. Húmedo y sucio... El miedo, a veces, juega estas malas pasadas. Creyó escuchar unos pasos firmes que se acercaban hasta aquella habitación. Permanecería quieto y en silencio, aguardando el momento preciso para defenderse y poder huir. Alguien libera una de sus manos: es el momento de actuar. Se abalanza sobre aquella difuminada figura, forcejean y consigue arañarla en la cara. Su improvisación ha merecido un castigo: vuelven a atar sus muñecas. ¡Dios mio! ¿Nunca acabará esta maldita pesadilla?

La joven captora, sangrando, se aleja hasta un cuarto de aseo contiguo. Solloza, mientras revuelve su neceser buscando unas gasas con las que cubrir la herida de su rostro. Saca el móvil de su bolsillo y realiza una llamada. Su interlocutor escucha paciente cómo le increpa a voces, que ya no puede soportar más esta situación, que hay que sacar a aquel hombre de allí.

Carla siempre presumió de su gran entereza mental: jamás le había desbordado ninguna situación límite. Por eso concluyó que estaba preparada para controlar aquel nuevo desafío. Su rostro, desencajado, aparenta más edad de la que realmente merece. Su humor ha cambiado en todo este tiempo. En realidad nada es igual desde hace tres años: justo a partir de aquel instante en que a su suegro le diagnosticaron aquella maldita enfermedad de Alzheimer.
























Punto de Inflexión








No era un inocente ejercicio de convivencia: aquella insostenible realidad amenazaba seriamente el malherido equilibrio de su salud mental. Los gritos, los insultos, las miradas hirientes, vejatorias... Los susurros velados de los vecinos en el rellano. ¿Cuántos días más alcanzaría a soportarlo? ¿En cuantas ocasiones más volvería a engañarse a si misma? Terminó siendo consciente de que él jamás llegaría a cambiar: su condición distaba mucho de la propiamente humana.

Posiblemente hubieran existido muchas otras salidas... Pero Laura llegó a un punto de no retorno que negaba el respiro a su razón. Aún contaría con dos horas hasta que los niños regresaran del colegio, pensó, mientras aceraba con la chaira el mejor de sus cuchillos de cocina...

La familia al completo, reunida alrededor de la mesa, reverenció el exótico sabor de aquel estofado. Sólo la irónica sonrisa de la cocinera perfiló momentáneamente en sus labios aquel especial ingrediente secreto.

No era domingo, pero los chicos intuyeron que algo grato debían de celebrar. Ninguno de ellos se percató de la puerta entreabierta de la jaula. Sólo el gato, paciente voyeur durante años, extrañó egoístamente la ausencia del grosero pajarraco.







. . . . . . . . . . .










Hace tiempo que quiero hilvanar
la botonera de mi camisa celeste...
Pero necesito el tiempo,
y necesito el hilo,
y encontrar la propia camisa, que no sé dónde guardé.


Volveré cuando la encuentre;
o cuando ella me encuentre a mí.

Os echaré de menos.












domingo

El Sentido de la Vida




Foto: El Pensador - Rodin




Dedicado, como no, a Buscador de Buscadores.





Cuando finalmente alcanzó a comprender cuál era el sentido de su vida, llevaba soportando en soledad varias horas muerto.

Demasiado tarde, pensó, para que alguien acabase creyéndolo.











Blog Widget by LinkWithin