DESDE EL 7 DE FEBRERO HASTA EL 15 DE MARZO PUEDES VOTARME EN EL CONCURSO DE POST 2009 YDB

Vota en el Concurso de Posts 2009 YdB Desde aquí os animo a participar en las votaciones, cliqueando en la anterior imagen. Yo participo personalmente con tres de mis post, pero os aseguro que disfrutareis con decenas de excelentes trabajos. Todos ellos los podréis encontrar en este enlace. Os doy las gracias a todos.
............................... ............................... ............................... ...............................

domingo

Nunca Me Gustaron Los Cuentos de Hadas




Foto: Piedrayparques88 - Markitos - Salamanca




Dedicado a F osca Drástica,
y al submundo de extrañas relaciones
que pernoctan en su cabecita...



Héctor tiene 47 años, es soltero de profesión, fumador pasivo, no toma alcohol, no ronca al dormir -sólo en la media hora diaria de obligada siesta-, y se mal gana la vida honradamente tras la ventanilla de una caja de ahorros en un aburrido barrio de la periferia salmantina. Nunca ha andado con fulanas: se lo prohibió su madre, a la que enterró hace años, pero de la que aún conserva algún mal recuerdo. Tiene un Carlino hembra color azabache, con cataratas en un ojo y sin pedigrí. El animal atiende por Poti, aunque Hector nunca recuerda ni cuándo ni dónde surgió aquel ridículo nombre. Sólo tiene claro que es tan legítimo como cualquier otro apelativo absurdo para perro. Poti es arisco y huraño. Suele esperar sentado pacientemente para ladrar a la gente que pasa junto a su balcón. Preferentemente a los ancianos y a los niños. Pero vive con su dueño en un séptimo piso, y nadie alcanza siquiera a escucharlo. En su adolescencia, Hector siempre fue el encargado de llevar el tocadiscos y los vinilos a los guateques donde era invitado. Nunca hablaba con nadie; jamás sacó a bailar a ninguna chica. Entonces no era consciente de por qué sus amigos lo invitaban con tanta frecuencia a las fiestas que organizaban. Pero se sentía respetado, y le bastaba con eso. Hoy en día intenta recordar el apellido de alguno de ellos, y no le viene a la memoria ni un maldito apodo. Tampoco le importa mucho; al menos eso le gusta pensar. Hector no conserva ningún amigo de entonces. Hector, de hecho, nunca ha tenido ningún amigo.

Sandra, huérfana de madre desde el nacimiento, coronó hace cuatro peldaños la quinta planta de su vida. No tiene trabajo. En verdad, jamás ha trabajado en nada. Ni siquiera tuvo oportunidad de acabar el graduado escolar. Su padre siempre pensó que su única hija no había nacido para romper sus uñas trabajando fuera de una cocina decente. Por eso siempre anduvo buscándole un buen partido, un hombre-hombre, que la respetara, que la mantuviera, que se encargara de su educación y fuera el apéndice del porvenir económico que él ya le había asegurado de por vida. El dinero a veces no puede suplirlo todo, pero su arrogancia machista no alcanzó a entender esta básica filosofía de pueblo. Sandra nunca pudo casarse. Tampoco, como suele decirse, llegó a conocer hombre alguno. Cuando el patriarca murió, la joven vendió el negocio y se mudó a la capital. Nunca tuvo claro si lo hizo para acabar huyendo de su propio pasado, o de sí misma. No consiguió ni lo uno ni lo otro. Porque la soledad es una carroñera de almas que no tolera soltar a su presa. Por eso Sandra compró un perro, un cachorro de Tosa Inu al que bautizó como Salk. Tampoco supo nunca el por qué de aquel extraño nombre, pero le pareció elegante. Además, el animal era suyo, y a nadie más le importaba. Era un perro medio imbécil: no obedecía mandato alguno, y solía aliviarse encima del mejor sillón de la casa. Un día Salk se infesto de piojos. Sandra lloró aquella mañana como nunca lo había hecho. Ni siquiera en el entierro de su padre.

Los destinos de aquellas dos criaturas jamás habían llegado a cruzarse. A pesar de que tras cada amanecer acompañaban puntualmente a sus chuchos al parque de la Alamedilla, para que desaguasen en un pipican. Con un desfase horario de diez minutos entre visitas, claro. Una mañana de mayo la panadera del barrio acudió a su tahona con una jaqueca terrible. Por eso la primera hornada de baguettes acabó calcinada. Sandra tuvo que esperar con resignación su nuevo turno durante otros diez minutos, el tiempo preciso para que acudiera tarde a la fisiológica cita diaria de Salk. Un banco de forja celebró el feliz encuentro de los cuatro. Buenos días. Buenos días. Que fría se ha levantado hoy la mañana. Sí, dicen que se acerca una borrasca... La vulgaridad y la sosería nunca estuvieron reñidas con las buenas costumbres. Salk y Poti, sin embargo, no mediaron palabra alguna. En su caso hubiera resultado muy chocante. Se saludaron, eso sí, a su manera, olisqueándose el culo, antes de organizar la única postura del kamasutra que ellos intuían como propia. Durante los cinco minutos que duró el entremés, ninguno de los dos jóvenes masculló palabra alguna. Cuando finalmente bajó el telón, ambos hicieron mutis por el foro; nadie esperó al segundo acto. Hubiera sido una perfecta excusa para entablar una conversación. Pero aún no había anochecido, ni el cielo estaba estrellado, ni les acompañó una bella melodía en off. Por eso Hector y Sandra no acabaron enamorándose en aquella ocasión. Ni en ninguna otra. A veces los seres humanos hacemos complicadas las relaciones. Afortunadamente para ellos, los perros tienen otro concepto de la vida.







19 comentarios:

F osca Drastica dijo...

jojo qué sorpresa :D
voy a leerlo XD

F osca Drastica dijo...

Grande! Un gran final, la frase de en ninguna ocasión y la de los perros! nuestros estilos se parecen :D a q si??

grandee

Onminayas dijo...

Que el fulgor no te lleve a confundir el goldfield con el oro, F osca. Aquí la maestra eres tú. Este cuento nació justo el día que me sumergí en tu mundo.

Me gusta descontar cuentos. Y en esta ocasión le tocó, para su bien o desgracia, a la escena donde Roger y Anita se conocen en 101 dálmatas, por si no quedó claro. Trasladé la escena a nuestros días y maquillé a aquella singular pareja con las sensaciones que me habían transmitido tus personajes de "Ellos" (http://www.foscadrastica.com/search/label/Ellos).

Un abrazo.

F osca Dràstica dijo...

:) la maestra jajaja ay, pero gracias!! justo miraba que concursos de relatos están vigentes :)
Creo que nunca vi 101 dálmatas XD Pero aun así me ha gustado mucho el texto. Ahora no me queda más remedio que ver el filme!!

Un abrazo fosc!

Leni dijo...

Para algunas cosas
que pena no ser perro¡¡¡¡

Valla texto¡
Como extrapolas la esencia.

Un beso grande

(Por cierto la música esssssssssssssssssss)

Onminayas dijo...

Los animales, por fortuna, se encargan a diario de continuar impartiendo docencia por este mundo.

Céline te alaba el gusto.

Bsss

mar dijo...

Un cuento de hadas perruno... jajaja.

¡Qué genial!
... qué manera de sacarle el jugo, qué bien plasmadas las carácterísticas de los humanos y qué brillantemente diferenciados de los protagonistas.

Te dejo mi saludo mañanero de lunes y un abrazo, Onm, y besos claro, por lo menos mil.

Onminayas dijo...

Buenos días, Mar.

El caso es que cuanto más releo este cuento, más pena me doy a mi mismo. Me pido prime de perro para mi próxima reercarnación.

Duplico tu oferta en Bsss

lady death dijo...

yo vi 101 dalmatas y si me parecia muy parecida la escena, cuando lo aclaraste me saque la duda, pero es cierto le pusiste un toque mucho mas real, y es tal cual dices, las personas hacemos todo mas complicado de lo que es, en cambio los perros se dejan llevar por el momento sin meditar tanto las cosas, besos

Onminayas dijo...

Así es, Lady Death. Nos obstinamos en complicarnos la existencia sin pararnos a pensar en nuestra fecha de caducidad.

Gracias por devolverme la visita.

Nos leemos.

Bsss

mar dijo...

Vale, yo me pido segun de la raza eh, aunque del otro sexo, que todo hay que dejarlo dicho no vaya a ser que...
(jajaja)

Buenos días y feliz martes, Onm.

Silvia dijo...

Pobrecicos... tenían que haber aprendido de su reino animal, que son más listos a veces (o muchas...).
Y yo que creía en el refrán de Dios los cría y ellos se juntan, jajaja..., enfin...
Y ella, ¿qué fue de ella?

LA CASERA dijo...

PUES YO NO QUIERO SER PERRRRA.
SIN PODER HABLAR Y OLIENDO CULOS, JAJAJAJA.
BUENO, BUENO, BUENO, ME ENCANTA QUE ME SORPRENDAS Y SIEMMMMMMMMPRE LO HACES, VENGO DE LOS CASOS DE JÁIMEZ: MICROBIOFOBIA, ME VUELVO QUE NO HE TERMINADO DE LEERLO.
YO NO QUIERO SER PERRRRRA.

Onminayas dijo...

Hola, Silvia.

Buena pregunta la tuya... Nunca me la había planteado, pero indagaré a ver si me entero que que fue lo que pasó con Sandra.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Reme.

Pues, a pesar de tu poco interés por la protagonista canina del relato, fue casi la única que se lo pasó bien en este cuento.

Besos.

vangelisa dijo...

creo que los perros son más listos!
que desastre de relaciones humanas.
en fin.
besos

Onminayas dijo...

Nunca lo he dudado, Vangelisa: todavía andamos aprendiendo mucho de los animales.

Besos.

Verónica dijo...

¡Gracias! Nunca hubiera llegado aquí sin tu ayuda .... Un mismo tema con diferente enfoque. Reconozco que me gusta más el tuyo, me encanta como escribes.

¿Seremos tú y yo almas gemelas? Insisto, me quedo con el tuyo.

Un beso

Onminayas dijo...

Eso tiene la vida: que siempre nos acaba gustando el trabajo de los demás. Yo, al igual que tú, también me quedo con el ajeno. Y no es por adularte gratuitamente: no es algo que vaya conmigo.

Al leer tu entrada vi un punto tremendo de conexión entre aquellos desafortunados seres. La diferencia es que los tuyos me produjeron tristeza; sin embargo los míos sólo irradian patetismo.

En cuanto a lo de almas gemelas... ¡Me gusta la idea, Verónica, me gusta la idea!

Besos.

Blog Widget by LinkWithin