DESDE EL 7 DE FEBRERO HASTA EL 15 DE MARZO PUEDES VOTARME EN EL CONCURSO DE POST 2009 YDB

Vota en el Concurso de Posts 2009 YdB Desde aquí os animo a participar en las votaciones, cliqueando en la anterior imagen. Yo participo personalmente con tres de mis post, pero os aseguro que disfrutareis con decenas de excelentes trabajos. Todos ellos los podréis encontrar en este enlace. Os doy las gracias a todos.
............................... ............................... ............................... ...............................

miércoles

El Crímen de Don Carolo (III)








Llegados a la casona, y antes de regresar al pueblo, me hizo prometer el joven que lo acompañaría al día siguiente, a la hora del almuerzo, con objeto de intercambiar impresiones sobre la misma. Acompasada por los chasquidos de un látigo, vi alejarse la figura de la carreta, difuminándose entre una densa polvareda grisácea que fue enlutando más a la ya de por sí lánguida luna.

Al fin penetré en la excomulgada mansión, plagada de habitaciones y de ácaros. El ambiente de penumbra y abandono que envolvía aquel lugar me sobrecogió de inmediato. Dirigí mis pasos hacia lo que parecía ser la biblioteca: decenas de libros, minuciosamente ordenados en sus estantes, desfilaban uno tras de otro en una interminable hilera de sabiduría y misterio. De una de las polvorientas vitrinas tomé un grueso compendio de Botánica, y lo abrí entre mis manos. Mientras lo hojeaba, iba experimentando una macabra sensación: intuía como si alguna presencia, inmóvil tras de mi y amparada por la oscuridad de aquella lóbrega sala, me observara en silencio, mientras proyectaba su gélido aliento sobre mi nuca… De pronto un inesperado y seco golpe, cuyo angustioso eco fue reberverando para atravesar la habitación de parte a parte, me hizo arrojar el libro contra el suelo.

-¿Ratas?- me pregunté, entre medroso y extrañado.

Tras este primer sobresalto volvió a repetirse un siniestro crujido de tablas en el pasillo, que me invitó a dar unos pasos hacia atrás: cuello y boca contraídos, hombros levantados que conducían mis brazos ligeramente hacia delante... Todo un primitivo comportamiento de defensa ante lo desconocido.

-¿Quién vive?- pregunté sobrecogido, sin saber a quién ni dónde iban dirigidas mis palabras.

-¡El diablo debe hacerlo!- susurró una voz tras de la puerta-. ¡Pues existirá tal engendro, sin duda, cuando yo me hallo en este estado!

-Pero, ¿quién o qué sois vos?- volví a cuestionar a la madera. -¿Acaso no sois humano?

-¡Soy un alma en pena!- se lamentó la desgarrada voz.- Me dieron muerte como a un poseso, cuando no viví como tal. Y debo seguir errando ahora, mientras expío el delito que nunca cometí. A no ser que tengan castigo la buena vida y los placeres de la carne. Purgo así mi culpa, señor. Mas debo relatar a alguien mi verdadera historia, que no tendrá mi espíritu descanso hasta entonces.

El tono de sus lamentos fue creciendo en intensidad, hasta crear un ambiente tétrico y ensordecedor. Se estremeció la biblioteca de arriba a abajo, abriéndose todos los postigos de la sala. Y a un escalofriante chirrido de la puerta, giró ésta sobre sus goznes para descubrir ante mí, aterrador e inmundo, el putrefacto espectro de Don Carolo...




(Concluye en El Crimen de Don Carolo(y IV))




36 comentarios:

Leni dijo...

Posees una capacidad descriptiva increible.
Creas el ambiente preciso para envolvernos en la historia.
Valiente la actitud de conversar con un alma en pena.
¿Purgar un pecado no cometido?
Que dificil vida nos depara la muerte a algunos...

Espero el desenlace.

Un beso

Perikiyo dijo...

Parece que ahora sí. Es que intenté comentar antes, pero no funcionó. Cosas de Internet. Omnimayas: desde ya soy seguidor de éste tu blog. Disfruto mucho con los relatos bien escritos. Espero con resignación el desenlace para el alma desdichada de Don Carolo.
Saludos.

Silvia dijo...

Aishhhh.... ¡qué cuentagotas! ¡qué nos dejaste con las ganas del espectro! jajaja...
Estupendo, describes de maravilla el ambiente y la situación.
Besicos.

laMar dijo...

Vale, aquí me tienes mordiéndome las uñas y agarrada como una posesa al brazo del sillón y mis ojos desorbitados viendo el espectro de Don Carolo atravesar mi salón.
¡Hala! seguiré esperando.
Un abrazo enorme

Alalba dijo...

Eres buenisimo escribiendo,haces que me sumerja en tu relato cuan una peli estuviera viendo,me ha encantado...ahora toca esperar el capitulo IV.

Muaks

Alejandra dijo...

Me sigo sorprendiéndo de como escrites, Onminayas, de tu capacidad para relatar, para describir situaciones de todo tipo. Pasas de un tema a otro con la facilidad del mundo. Ya me gustaría a mi.

Pero debería haber dejado la lectura de este capítulo para mañana; porque conociéndome como me conozco, seguro que sueño con Don Carolo esta noche. ¡Qué miedo, por dios!

Un beso

Gabriela Maiorano dijo...

Vuelvo para ver como sigue y siempre me encuentro con una narración muy inteligente.
Saludos.
Gabi

Vir dijo...

increíble el relato...
me produce verdadero placer el leerte. haces que uno se meta en tus palabras
felicitaciones y espero el IV

( esta noche voy a tener el sueño livianito me parece)

Elba dijo...

Me lo imagino: algo terrorífico. A ver si es verdad que termina ya y nos enteramos dónde están los cadáveres. Besos.

mar dijo...

Pero qué engañada me tenías, Onm.

Y yo que pensaba que eras un aprendiz como yo, y resulta que no.

Si es que ya lo dice el dicho, siempre habrá clases y clases, menos mal que somos compañeros de aula y todo se pega...

Simplemente genial, entrelazas las escenas con una naturalidad "pasmosa"

Espero el desenlace ansiosa.


Besos mañaneros.

Verónica dijo...

¿Sabes? Mientras iba leyendo tus palabras me he reencontrado con aquella que fui, hace años. Devoradora de libros, amante de misterios, noctámbula empedernida pegada a un libro ....

A la espera del desenlace, por aquí está, ya que me lo has permitido ...

Onminayas dijo...

Bueno, Leni, en realidad es un alma que aún tiene que congraciarse con sus vecinos... Curiosamente, con la gente que lo mató. Por eso se resigna a abandonar su casa antes de ser escuchado.

Sabes que siempre es un placer tu visita.

Besos.

Onminayas dijo...

Bueno, Perikiyo, ha sido tu decisión: a partir de ahora tendrás que afrontar todo lo que venga... Aunque, como suele ser la mayoría de las veces, no esté tan bien escrito.

Abrazo.

Onminayas dijo...

Hola, Silvia; siento, de veras el cuentagotas, aunque ya queda solo el final. Era necesario para diferenciar los espacios.

Besos.

Onminayas dijo...

Tranquila, LaMar: en el próximo capítulo, sea cual sea, tendrás el desenlace

Besos.

Onminayas dijo...

Gracias por tus halagos, Alalba.

Atenta al último capítulo.

Besos.

Onminayas dijo...

Gracias, Alejandra, por tu visita. Y gracias, como no, por seguir sorprendiéndote con mis relatos.

Otro beso.

Onminayas dijo...

Gracias, Gabriela. Muy amables tus palabras.

Besos.

Onminayas dijo...

Sueña con cosas bonitas, Vir. Dejemos las pesadillas para tiempos peores.

Besos.

Onminayas dijo...

Eso me pregunto yo también, Elba, ¿Dónde estarán los cadáveres?

Besos.

Onminayas dijo...

No me seas mala conmigo, Mar.

O me obligarás a decir a todo el mundo que en el último examen tu sacaste un ocho y yo un seis y medio.

El desenlace se está cociendo...

Besos sesteros.

Onminayas dijo...

Pues me alegra que este sueño haya servido para que recordases alguno de los tuyos, Verónica. Siempre es gratificante recuperar aquellas vivencias que algún día dejamos olvidadas en un cajón.

Besos de bienvenida.

fher dijo...

necesito (en carácter de urgente) el diálogo con Don Carolo...

genial historia!!

un abrazo

POLIDORI dijo...

Pero que bien que escribes!

Y la historia te envuelve desde el primer párrafo y te deja aturdido al final. Como debe ser un relato de suspense.

Enhorabuena.





John W.

loose dijo...

Me tienes enganchaita niñoooo!!!....

Espectros!!...
Ilusiones...
Ya está el señorito Miedo haciendo de las suyas...

En fin...esperaré a ver qué pasa con Don Carolo...no me vayas a dejar en ascuas mucho tiempo....;P

¿Un pedacito de chocolate?...Jajaja...

Besines, niño.

Elena dijo...

Hola... por fin puedo devolverte la visita.
Felicidades por tus palabras insolentes, ha sido toda una sorpresa encontrarte y un placer enorme leerte (yo también me muerdo las uñas esperando el final de este relato, no podía ser de otro modo). Lo espero con impaciencia.

Un beso.

Onminayas dijo...

Hola, Fher. Siempre agradecido por tus comentarios.

Pronto nos aclarará Don Carolo toda esta extraña historia.

Un abrazo.

Onminayas dijo...

Hola, Polidori. Gracias por tus generosas palabras.

Pronto desvelaremos el secreto que encierra este relato.

Un abrazo.

Onminayas dijo...

Hola, Loose.

Dicen que a las mujeres os pierde el chocolate. Mi vertiente femenina debe sopesar bastante si creemos a pies juntillas esta máxima.

Besines también para ti.

Onminayas dijo...

Hola, Elena. Bienvenida a mi rincón.

Créeme que sentí igual placer al descubrir tu espacio. Tienes una gran sensibilidad para escribir.

Nos leemos.

Besos.

Alejandro dijo...

¡¡Muy buen relato!!

te voy siguiendo y cada vez es más interesante, misterioso don Carolo y me gusta,te sigo.

Alejandro

Gabriela Maiorano dijo...

Hola Onmi, en mi blog hay un premio que me gustaría compartir con vos.
Besos
Gabi

Onminayas dijo...

Gracias, Alejandro.

Nos leemos.

Un abrazo.

Onminayas dijo...

Gracias, Gabriela. Ya he recogido tu premio. Te agradezco de corazón que te hayas acordado de mi para este regalo.

Voy a colocarlo ahora mismo, y en cuanto termine el relato que nos ocupa, postearé el premio como se merece.

Gracias, nuevamente. Un beso

Acuarela dijo...

Hope! jo......!

Onminayas dijo...

Fue lo mismo que yo me dije cuando, después de escribirlo, lo releí...

Besos, Neus.

Blog Widget by LinkWithin