DESDE EL 7 DE FEBRERO HASTA EL 15 DE MARZO PUEDES VOTARME EN EL CONCURSO DE POST 2009 YDB

Vota en el Concurso de Posts 2009 YdB Desde aquí os animo a participar en las votaciones, cliqueando en la anterior imagen. Yo participo personalmente con tres de mis post, pero os aseguro que disfrutareis con decenas de excelentes trabajos. Todos ellos los podréis encontrar en este enlace. Os doy las gracias a todos.
............................... ............................... ............................... ...............................

lunes

El Encargo




Foto: Låt den rätte komma in (Déjame entrar, Suecia, 2008)




Este microrrelato participó en Las Palabras Encriptadas de Calados hasta los versos.


En mano firme, la afilada hoja refulgió su plata bajo aquel sol de justicia, antes de calar en profundidad el palpitante cuello de la víctima; justo hasta su empuñadura. El cuerpo malherido, colgando cabeza abajo de la rama de un árbol, comenzó a convulsionar anárquicamente mientras la sangre fluía a borbotones de la degollada garganta; como un vivo aspersor de muerte. En mitad de la nada, el muchacho retrocedió unos pasos hacia atrás, y dejó caer el arma al suelo. Allí, sin apartar la vista del cadáver, fue a tragarse su propio vómito.

Hubiese sido más piadoso apuñalar directamente el corazón; y lo sabía. Pero todo el clan miraba, y tenía que obedecer las órdenes: el patriarca no quería que nada fallase en su bautismo de fuego, aquella tarde de noviembre que inauguró la primera matanza del cerdo del año.






104 comentarios:

Katy dijo...

Hola Onminayas, ya se que es la época de la matanza, pero la sangre no me va nada, soy hiper-sensible. Está muy bien tu microrelato, genial como todo lo que escribes pero mucho "ketchup" para mi. Me supera :)
Besos

Pluma Roja dijo...

¿Y que tal, ganó? Muy buen micro-relato.

Saludos cordiales,

Hasta pronto, Omni.

SOLO DE INTERES dijo...

Hola, paso desenadote feliz del cariño y la amistad y dejandote unn fuerte abrazo

Vir dijo...

hola!!!
que bueno! la foro de dejame entrar combinada con el texto
contenta de leerte nuevamente
beso

Eleanor dijo...

"Pobre es el hombre cuyo placer depende del permiso de los demas". No recuerdo quien lo dijo.
Lo que si me viene a la mente es, como a veces, por seguir el mandato de los padres, superiores y hasta algunas amistades,
Dejamos de ser nosotros para contentar y conformar al resto.
Impecable relato y excelente la descripcion de la sensacion del joven.
Me encanto! Sigues maravillandome con tus escritos. Cada vez mas. :)
Un beso o 2!

Arwen dijo...

Bueno Onminayas, genial relato como ya está confirmado. Y yo acabo de romper una lanza a tu favor en las Palabras Encriptadas y es que he recordado súbitamente que cuando me enviaste el relato, ocultaste un fragmento y me retaste a desvelarlo and I'dont know!!!...ja,ja,ja....la propia guardiana de la clave desarmada ante este encargo...ja,ja,ja...así que de nuevo enhorabuena y ha gustado mucho, mucho y no es para menos. Buena literatura Onminayas, me quito el sombrero.

Muchos besos y feliz lunes!! ;P
Arwen

POLIDORI dijo...

Una experiencia impresionante... Impagable.

Para lo bueno y para lo malo.




John W.

Xibeliuss dijo...

Y nos has ahorrado los gritos.
Todavía recuerdo con pavor mi primera matanza.
Muy bien llevado el relato, negra sensación hasta el último momento.
Saludos

Elena dijo...

Muy bueno Onminayas. Como siempre has dado licencia a la sorpresa final. Eres un hacha.

Besos.

¡Ah!, ya voté por ti en el concurso de relatos. No por ser amigo, sino porque de verdad lo mereces.

manly dijo...

Algo va mal en esta sociedad cuando alguien que lee tu -estupendo- texto lo que va imaginándose según lo lee es el asesinato de una persona :))
Saludos.

iliamehoy dijo...

Un corte magistral, afilado, una terrible forma de perpetrar lo que de nosotros se espera.
Una sonrisa

Eliane dijo...

Esta vez, cuando empecé a leer, me imaginé que era un animal... como soy del campo, algo se de estas cosas...jajajaja Muy bien escrito!
Un abrazo grande

Gabriela Maiorano dijo...

Hola Onmi!! Excelente con un final acorde. Me gustan mucho los microrrelatos. Soy admiradora de los genios del cuento que lograron en pocas palabras describir una situación sin salirse de la técnica del cuento. Sos muy bueno escribiendo estos microrrelatos.
Besosssssss

Sombragris dijo...

Plas plas plas...te aplaudo...magnifico...en pocas palabras,enganchas,atenazas y....das al final respiro.Hurray...un abrazo

xTo=-vs-=naRco dijo...

aisss... que pena no haber podido participar en el criptex... pero desde luego es de los más macabros que he visto (desde aquel disparo en la cabeza de Zoscator)...

Gran acierto el de Abismo!... y mucho más el tuyo, Onminayas, por este relato tan espeluznante (aunque al final sea un cerdo, a mí se me ha puesto la piel de gallina)

Abrazs

vuelo de hada... dijo...

Tremendo encargo uff y estupendo microrelato no hace perder detalle en su contenido de lo que se quiere mostrar.
Me gusto! te felicito esta buenísimo.
Es tuyo?
Un abrazo

fher dijo...

En algunas comunidades, sobre todo en el campo cuando el niño-adolescente ya participaba del carneo (así le decimos acá) era como una forma de entrar al "círculo" de los adultos.
Una situación que en algunas regiones aun hoy es cotidiana, pero no por eso deja de ser dolorosa, a veces más para el animal que para el propio cerdito.

Un abrazo

Mar dijo...

aiii pobre cerdito!! Ya estoy de vuelta despues de un finde tranquilito, feliz semana onmi!!

Besitosssss

Verónica dijo...

Como de costumbre, una maravilla. Me encanta como juegas, nos conduces hacia un final, y, sin darnos cuenta, nos lo cambias de improviso.

Un beso

Onminayas dijo...

Hola, Katy.

Entonces entiendo que tú en tu cocina jamás harás un chuletón vuelta y vuelta, jajajaj...

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Pluma.

No, no se trataba de ganar nada... Es una especie de juego donde se aporta un relato sin descubrir el final. Son los lectores los que tienen que adivinarlo mediante preguntas en sus comentarios. Desde aquí lo recomiendo, es muy divertido. Es todos los domingos a las 21.00 horas, y dura hasta que se resuelva el enigma.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Solo de Interés.

Igualmente, te deseo todo lo mejor...

Besos.

Onminayas dijo...

¡Viiiiiiiiirrrrr! ¿Ya estás de vuelta? Como me alegro por ti, y egoistamente por todos tus seguidores; en cuanto termine de contestar esto me paso a visitarte a tu blog.


¡Muchos besos!

Onminayas dijo...

Hola, Eleanor.

A veces es inevitable que nos debamos a los demás... Mucho más con cierta edad.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Arwen.

Esperemos al próximo a ver si me puedo sacar esta espinita, jajajaj...

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Polidori.

Si es para lo bueno, muchísimo mejor, no cabe la menor duda.

Un abrazo.

Onminayas dijo...

Hola, Xibeliuss.

Este tipo de gritos aún después siguen resonando en los oídos... Si lo has vivido también lo recordarás.

Un abrazo.

Onminayas dijo...

Hola, Elena.

Gracias por tu voto en Yeno de Blogs. Ahora ya sé que, por lo menos, no quedaré el último, jajajaj...

Onminayas dijo...

Hola, Manly, y bienvenida.

Por desgracias los noticiarios nos tienen a diario malacostumbrados con estos sucesos... Por eso es bueno dar un giro a los finales de vez en cuando, para hacerlos más digeribles.

Besos.

Sunrise dijo...

Me encanta sentirme tan sumamente simple, precipitada e ignorante si es por aquí. Deja un sabor muy agradable en los ojos.

Un beso fuerte.

Onminayas dijo...

Hola, Iliamehoy.

Que conste que si de algo soy culpable es de disfrutar del producto final... Pero que no tuve nada que ver en la matanza, jajajaj...

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Eliane.

¡Tú si que sabes! Jugabas con ventaja....

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Gabi.

Es poco darte las gracias ante tanto halago.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Sombragris.

Ten por seguro que la admiración es mutua.

Un abrazo.

Onminayas dijo...

Hola, Xto.

Te espero en el próximo que escriba, que ya dirá la jefa Arwen cuando saldrá. Y espero que en la próxima ocasión dure al menos un día entero, jajajaj...

Un abrazo.

Onminayas dijo...

Hola, Vuelo.

¿Que si es mío? Demuéstrame lo contrario y me flagelo en público... (Espero que no encuentres nada parecido, jajajaj...)

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Fher.

Tienes razón: es como una especie de puesta de largo para el joven... Una manera de integración en el círculo adulto.

Un abrazo.

Onminayas dijo...

Hola, Mar.

¿Pobre cerdito? ¿Acaso tú no has comido nunca jamón?

Besos: te deseo una buena semana también para ti.

Onminayas dijo...

Hola, Verónica.

Me alegra que aún os sigas sorprendiendo, aunque sea sólo un poquito...

Besos.

Jose Antonio Bejarano dijo...

A mi juicio falta lo más horripilante en este descriptivo y buen relatoncriptado: el chillido del cerdo en su matanza... ¡para no olvidar!

Onminayas dijo...

Hola, Sunrise.

Permíteme que desmienta todo aquello que dices: porque tu inteligencia te precede.

Besos, aún más fuertes.

Onminayas dijo...

Hola, Jose Antonio. Bienvenido.

Y buen juicio el tuyo... Estuve tentado de plasmar aquella onomatopeya en el relato, pero me pareció que podía dar aún más pistas. Desde luego, para aquel que ha vivido una de estas matanzas en directo, es un recuerdo desagradablemetne imborrable.

Un abrazo.

Nefertiti dijo...

¿Qué tal los jamones? Ya sabes lo que se dice: " del cerdo me gusta hasta los andares", jajajajaja
Besossssssssss

La magia de mi pluma dijo...

Me ha gustsado mucho. Siempre nos sorprendes con tus finales.
Yo la matanza la llevo viendo desde que nací, anda que no aprovechaba yo para diseccionar los cerdos.....

Un abrazo

fiaris alfabeta dijo...

vengo de visita y me asusté de entrar a tu casa ,pero como pienso que es algo pasajero me quedo por aquí,buen blog,saludos desde Uruguay

Mimí dijo...

Para mí queda flojo,jejeje, perdona si soy quisquillosa, es que aquí, aún se hacen muchas matanzas. No es más inteligente clavarle en el corazón, jajaja, imágínate, primero tendrías que abrirle en canal mientras el animal se resiste chilla, chilla muchísimo, y seguramente en la búsqueda los intestinos, muy delicados y que huelen fatal, se abrirían al rozar con el cuchillo, eso estando aún vivo, y empezaría a salir mierda por todos los sitios y el animal al convulsionar os pondría perdidos.Ten por seguro que tus acompañantes te hubieran dejado sólo, solo con ver la forma de coger el puñal, jajaja.
Lo mejor es cortar la yugular, porque lleva toda la sangre, y el corazón golpea con fuerza lanzándola, es breve, higiénico y lo menos cruento posible, lo otro sería aturdirlo.
La anatomía de un cerdo no tiene nada que ver con la nuestra, aunque seamos primos, jejeje.

Espero no molestarte, ya sabes que siempre disfruto leyéndote.
Un abrazo

Onminayas dijo...

Hola, Nefertiti.

Del cerdo, efectivamente, todo... Lo único que no me gusta es la oreja: seguramente por que la única vez que la probé no debieron de prepararla bien.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Magia.

Entonces te habrá servido para recordar aquellas clases de anatomía, jajajaj...

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Alfabeta.

No tengas miedo... Aquí encontrarás textos muy variopintos, pero de lo más pacíficos.

Un saludo.

Elena dijo...

Sorprendente final...
Me gustan los finales sorprendentes. Y las sorpresas.
Cosas de ser una niña grande, ya sabes...

Todos tenemos nuestro momento, nuestro bautizo de fuego... ese pequeño instante en el que abandonamos (o nos vemos obligados a abandonar) el país de la inocencia.

Los niños nunca debieran tener un cuchillo en sus manos para participar en un ritual de sangre.
El pequeño de tu historia piensa por un instante que debería haberlo hecho de otra manera, pero no podía defraudar al patriarca, ni a su clan. Tal vez ni a si mismo.

Supongo que en ese mismo momento traspasó el umbral de la vida y dejó de ser un niño. Supongo que mientras vomitaba fue consciente de que nada sería igual...

Ay, siempre me acabo poniendo trascendente. No tengo remedio...

Mil besos de chocolate y nata.

Onminayas dijo...

Hola, Mimí.

Por lo que me cuentas seguramente entenderás mucho más que yo de esto, que de animales, y particularmente de cerdos, sólo entiendo gastronómicamente. Cuando era pequeñito mis tios tenían en el pueblo una gran empresa de matanza, y tengo algún vago recuerdo de aquella, pero sólo alcanza a cerdos ya muertos.

No obstante te diré que, como suelo hacer para otros, me documenté para escribir este relato. Es de lógica que seccionando la alguna arteria principal la muerte tarde mucho más en aparecer que si se produce el apuñalamiento directamente en el corazón. Por eso en el relato puntualizo que "sería más piadoso" hacerlo así...En ningún momento dije inteligente, sino como ya te digo, piadoso: por lo rápida que se produciría la muerte. En esto no existen diferencias entre los humanos y los cerdos, fisiológicamente hablando. Por otro lado entre el corazón (francamente localizable) y los intestinos media un considerable espacio, amén del órgano hepático. Lo inteligente, por supuesto, es seccionar la arteria, pues lo lógico es buscar el aprovechamiento de toda la sangre para la posterior producción de las morcillas. Si se apuñala el corazón la muerte se produce instantáneamente, pero la sangre quedaría toda prisionera en su propio torrente circulatorio donde acabaría coagulándose.

En algunos paises sudamericanos la matanza se lleva a cabo, precisamente, apuñalando entre los espacios intercostales al corazón. Lo de darle la muerte al cerdo colgado, en lugar de encima de una mesa o directamente en el suelo, también es una realidad, pero menos habitual. Lo hice precisamente así para desviar más la atención.

Y para terminar, querida Mimí, te diré que ni te considero quisquillosa ni tengo que perdonarte absolutamente nada. Cuando me refieres todo aquello seguro que lo haces desde tu experiencia personal en este tipo de cuestiones; experiencia de la que yo, sinceramente, carezco.

Besos.

laMar dijo...

Nunca pude ver una matanza, los gritos del cerdo/a se parecen angustiosamente al llanto de un niño. Después de leer tu fantástico relato me niego en redondo a presenciar ninguna
Un abrazo enorme

CORDOBESA dijo...

¡Uf! Que susto, he estado toda la lectura con gestos de sorpresa y repugnancia, y llegado al final, una sonrisita en mis labios. Que manera de tenernos enganchados al relato, mas conseguida. Me gusto mucho, Un abrazo Onminayas.

mamuma dijo...

Intrigante, tenebroso y real como la vida misma.

Arwen dijo...

Onminayas, estoy segura de que te vas a poder sacar la espinita...;P es muy bueno, lo leí ayer y te contesté al mail diciéndote que saldrá publicado el Domingo día 28 de Febrero, ya que este Domingo-21 entra uno de Zoscator que ya nos había hecho llegar y como los vamos publicando por orden de entrada pues eso...
pero yo creo que éste nuevo que nos has enviado se alargará en el tiempo y te curará las heridas...aunque con estos sabuesos que tenemos nunca se sabe y yo no pongo la mano en el fuego...ja,ja,ja...

Besotes. :D

TORO SALVAJE dijo...

Menos mal...
Aunque pobre cerdo también.

Saludos.

cuchu dijo...

Muy bueno Onminayas...como siempre.
deberías ser famoso por tus relatos, amí me encantan. Alguien que es capaz de sorprender cada vez como la primera "merece ser famoso"

Un abrazo

Sol dijo...

Leí por ahi arriba un comment que decia pobre del que se imagina la muerte de un ser humano... yo si me la imagine en un principio... pensba que se trataba de un bautismo al estilo de las mas locas de algunas de esas sectas que andan por ahi...
Ademas es solo un relato... un muy buen relato...
El final... obvio que me cambio todo... pero me encantó... mas alla que me encanta la carne de cerdo!!!
Un bifecito con pure de manzanas.. uyyy que rico!!!
Besos cielo, eres excelente!!!

Dama Blanca dijo...

Pff, genial, no me imaginaba el final, me ha gustado mucho, en especial para ser un micro, que suelen quedar más encorsetados. ¿Sabes ya si ganó?

Un besote, Onminayas.

Onminayas dijo...

Hola, Elena.

Creo que esto no es cosa de la edad... ¿Quién puede decir que no disfruta con una sorpresa? Otra cosa es que, seguramente, la vida cada vez nos sorprenda menos...

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, LaMar.

Dejemos entonces los preámbulos y pasemos directamente a los postres...

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Cordobesa.

Bien estuvo entonces aquella última sonrisa...

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Mamuma.

Hombre, lo de real, real, que se lo digan a los charcuteros...

Un saludo.

Onminayas dijo...

Hola, Arwen.

Me doy por enterado. Perdona no haberte contestado al email, porque acabo de leer ahora los correos que tenía atrasados. Ya te digo, en cuestiones organizativas tu eres la jefa y yo ahí no tengo nada que decir.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Toro.

Ojos que no ven...

Un saludo.

Onminayas dijo...

Hola, Cuchu.

Deja la fama para otros; ya me vale si consigo sorprenderte a ti.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Sol.

Entiendo que con el enfoque que le di era inevitable que se imaginara lo que por otra parte pretendía que se imaginase... Caso contrario poca sorpresa tendría el relato. Comparto contigo las lindezas del cerdo.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Dama.

No, repito que no se trata de un concurso. Es una especie de juego que "Calados hasta los versos" publica los domingos a las 21.00 horas. Se trata de un relato donde cuyo final sólo conocen Arwen (la moderadora) y el autor del texto. Los comentaristas se dedican a preguntar sobre el mismo, hasta que alguno descifra el "criptex" y consigue adivinar el final. La verdad es que resulta bastante divertido. Tú, que eres una genial Cuentacuentos, deberías de participar y deleitarnos con alguno de tus textos.

Besos, Dama.

Silencios dijo...

¿Te he dicho alguna vez que eres Grande!!??
Tela con el niño,como escribe, ainssss

Rey mil besos enseguida me pongo al día con tus escritos.

¿Estás bien?

salvadorpliego dijo...

Sorpresivo ese cierre. Muy, muy bueno.

Un placer leerte.

RMC dijo...

Impresionante tu relato,
un placer leerte.
feliz semana.

loose dijo...

Menudo final, ehn??....ya te vale, niño.
Se pondrían por lo menos como el "Kiko", no?...;)

Besines.

Buscador de buscadores dijo...

¿Queda algo para mí? ¿Ni siquiera un chicharrón?

Es curioso que la gravedad o trascendencia del acto de degollar, no dependa del objeto en sí, cerdo o persona, sino de la naturaleza biológica del observador...

Genial, como siempre.

Un abrazo, amigo.

Arwen dijo...

Muy buen fin de semana Onminayas!.

Un besote de mi tecla a tu pluma (de escritor)...

Arwen ;)

Como te lo digo dijo...

Vay arelato Onmi! Es.. impactante y fresco. Me ha gustado mucho!

Voy a ver que es eso de los votos, a ver si te puedo votar oye!

Un abrazo

Alejandro dijo...

¡Muy buen texto!
Imagine la escena y me puso la piel de gallina, los cerdos gritan de forma impresionante, parecen criaturas.

Alñejandro.

Onminayas dijo...

Hola, Silencios.

Ahí vamos, aguantando el chaparrón, jajajaja...

Onminayas dijo...

Hola, Salvador.

Un honor tenerte por aquí.

Un saludo.

Onminayas dijo...

Hola, RMC.

Un placer compartido.

Un saludo.

Onminayas dijo...

Hola, Loose.

No creas, no... Eran muchos de familia y el reparto no dio para mucho, jajajaja...

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Buscador.

En la próxima me encargaré de que te guarden una buena orza de lomo, jajajaj...

Un abrazo.

Onminayas dijo...

Hola, Arwen.

Te deseo igual; y nos vemos mañana domingo.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Como te lo digo.

Gracias si me votaste; y si no también por tenerte aquí.

Un abrazo.

Onminayas dijo...

Hola, Alejandro.

Tienes razón: dicen que, para el que ha presenciado alguna vez una matanza, ese grito es finalmente lo que permanece en la memoria.

Un abrazo.

Penélope Sierra dijo...

Descrubirte si que has sido hermoso...

Geles Calderón dijo...

Tu relato: otra perla más del collar de tu obra.

Desagradable.., muy desagradable es presenciar la matanza de un cerdo. Yo, de niña, fui obligada a presenciar "esa primera puñalada" en la garganta de aquel pobre animal, con el cual yo corrí por el corral de mis tias... y jamás voy a olvidar el aullido de dolor que lanzaba el pobre cerdo y mientras se desangraba lentamente, alguien movia sin parar la sangre del recipiente que habian colocado debajo de su garganta, decían que era para que no se cuajase... Agghhh.... diox! lo tengo en las "retinas de mi memoria", y hoy áun duelen.

Mi cariño para ti.

Maria dijo...

Hola Onmi:
Vaya día que elijo para visitar el blog. El microrelato genial, pero el contenido... :( aunque sea la cruda realidad, fenomenalmente descrita.
Un beso

Claudia. dijo...

he escuchado que para los cerdos todos los hombres son nazis. no quiero imaginar muy bien la escena, no me gusta eso de las matanzas y creo que fuiste demasiado descriptivo jajaja

Onminayas dijo...

Hola, Penélope.

Me abrumas... Gracias.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Geles.

Una de tantas tradiciones... Aunque entiendo que no apta para cualquier edad.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, María.

Algo inevitable para que tú puedas mantener parte de tu página de cocina, jajajaj.... En cuanto a lo otro: tomo nota, y gracias por la información.

Besos.

Onminayas dijo...

Hola, Claudia.

Te doy la razón: quizás he sido demasiado descriptivo... Aunque, como apuntan otros, faltaba el característico grito del cerdo. No lo puse para no dar más pistas.

Besos.

Gabriela Maiorano dijo...

Hola Onmi!! En mi blog tengop un regalo para vos, ojalá te guste.
Besossssssss

Maria dijo...

Hola Onmi:
Despues de esto ya se donde tendré que venir para adquir materia prima para mi blog, aunque o será el único motivo de mis visitas.
Siempre es un placer leer tus relatos.
Un abrazo

Onminayas dijo...

Gracias, Gabi. Ya he recogido el premio; en cuanto arregle el problema técnico lo cuelgo.

Besos.

Onminayas dijo...

No te confies, María... Y si quieres sangre, sangre, mejor que te pases por mi otro blog, jajajaj...

Besos.

Alalba dijo...

Te he dixo alguna vez que eres genial...
Seré otra culpable de que aumenten tus votos...

Muaks.

Alalba dijo...

Te he dixo alguna vez que eres genial...
Seré otra culpable de que aumenten tus votos...

Muaks.

Onminayas dijo...

Gracias, Alalba... A ver si entre todos conseguís que al menos no quedé el último, jajajaj...

Besos.

monik dijo...

Jooo, sabes? en mi pueblo, donde nací aún se estila lo de la matanza del cerdo pero yo no quiero ni imaginarmelo. Pobre cerdo! Y menos desde que ví Babe, el cerdito valiente...
Animalitos...
Un besazo!

meg dijo...

Onminayas, magnífico relato. Un cuento corto, que es lo más difícil de escribir, y con buena literatura.

Por eso te mereces tres regalos que tienes que recoger en mi blog elfogondemeg.blogspot.com, por favor.

Buenísimo relato. Besos.

Leni dijo...

Cruel para el cerdo.
Cruel el hombre.

Muy bueno.
Voy a ver si sé votarte.

Un beso

Francisco dijo...

No se porque me suena al fin de la inocencia... Pero muchas cosas me recuerdan a eso al fin y al cabo.
Si tenes tiempo, quizas podrias pasarte por mi blog. Yo tambien escribo "Micro relatos".
http://inocenciaenextincion.blogspot.com/

Preste Juan dijo...

Envidiable relato. Se necesita un talento especial para trasmitir tanta intensidad y fuerza en tan poco espacio.

Un abrazo.

Blog Widget by LinkWithin